Familias de Alles denuncian esperas de dos horas en la ruta escolar de Las Arenas

A un mes del inicio de la jornada reducida en el colegio de Las Arenas (Cabrales), comienza la preocupación para las familias de Peñamellera Alta con niños escolarizados en el centro. Los alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria se desplazan desde Alles a la localidad cabraliega en un mismo autobús, a pesar de los diferentes horarios lectivos de las etapas, denuncian. Así, «en junio los más pequeños finalizan las clases a las 13.30 horas y el transporte no emprende la ruta hasta la salida de los estudiantes de la ESO, a las 15.30 horas», explica la portavoz de las cuatro familias peñamelleranas afectadas, Zoraida Morales.

Dos horas en las que denuncia que los cinco niños deben esperar en el patio. «Después del comedor no hay actividades extraescolares, están allí sin hacer nada, ya cansados», expone. La vigilancia, añade, recae en «cuidadoras, no en pedagogos».

La situación ya ha sido puesta tanto en conocimiento de la dirección del centro cabraliego como de la Consejería de Educación y Cultura del Principado. La solución que hasta la fecha han recibido del departamento que dirige Genaro Alonso es «replantear la jornada reducida», lamentan las familias. Afean, además, que la respuesta de la consejería fue remitida al propio centro y no a las familias. Según la explicación contenida en la misiva, señala Morales, Educación apunta a que un posible desdoblamiento de la ruta, en dos horarios según la etapa educativa, dependería de la empresa privada que presta el servicio, que «no tiene recursos».

En junio, los pequeños finalizan las clases a las 13.30 horas y el bus no sale hasta las 15.30

La opción que plantean desde el Principado, dicen los afectados, es «quitar la jornada reducida». «Se lavan las manos y enfrentan a las familias, porque las de Cabrales no quieren», indica Morales. Actualmente, esa posibilidad está pendiente de pasar por el consejo escolar, dice. «Pretenden cambiar la dinámica de un centro porque una empresa no quiere desdoblar», censura. La solución que proponen las familias pasa por establecer un servicio de transporte en taxi para los más pequeños.

El del transporte escolar es el último capítulo del malestar que impera entre los núcleos familiares de la zona con menores. «Ya tuvimos el problema del pediatra», recuerda Morales en relación a la ausencia del profesional que atiende a las Peñamelleras y Cabrales. «Sanidad y educación son lo básico para venir a las zonas rurales», insta esta madre asentada en Peñamellera Alta desde hace año y medio en la capital del concejo.

Referencias

El Comercio