Los misteriosos Reyes de Ruenes

Por segundo año consecutivo, y de forma sorpresiva, los vecinos de la localidad peñamellerana de Ruenes se despertaban el 6 de enero con regalos que los Reyes Magos habían depositado en el umbral de sus puertas. En 2017, los hombres recibían un par de calcetines y las mujeres cremas, barras de labios y bufandas. El pasado sábado encontraban botellas de vino para los varones y dos pares de calcetines térmicos para cada una de las damas. En el pueblo viven unas cincuenta personas y más del 90% de ellas superan los ochenta años. Los lugareños ya se van acostumbrando a despertar el día de Reyes entre el asombro y la admiración. Eso sí, todos confiesan estar «muy agradecidos».

La primera vez que encontraron regalos a la puerta de sus hogares pensaron que era cosa del párroco, pero el cura, tan sorprendido como ellos, se limitó a contestarles que «los Reyes Magos existen». Desde el Ayuntamiento, su segunda opción, les confirmaron que el alcalde «nada tenía que ver con semejante generosidad». Y desde entonces atribuyen la filantropía a una familia de Ruenes que reside en México.

A pesar de su avanzada edad, los vecinos de Ruenes están al día, tienen acceso a las redes sociales, y a través de la página 'Gente de Ruenes' dejaban escritas sus impresiones. Una de las agraciadas, recientemente llegada de Suiza, comentaba: «Ya decía yo que existen los Reyes Magos, pero ¿cómo sabían que yo estaba aquí? Madrugué mucho para ver si habían venido y milagro, sí. Pasaron por todas las casas, enfrente veo cositas. Gracias a Melchor, Gaspar y Baltasar, o como se llamen». Al día siguiente, ya en el país helvético, la mujer insistía: «Gracias a los Reyes Magos de Ruenes por el regalín que me dejasteis a la puerta. Mis pies vinieron muy calentitos en un largo viaje. Como se trata de Magos, ya están en Suiza. Tengo quita y pon». Muy expresiva, otra de las vecinas agasajadas decía: «Quiero dar las gracias en mi nombre y en el de Juan a sus majestades, los Reyes Magos de Ruenes».

Para que a todos les quede claro, los verdaderos Reyes Magos de Ruenes se pusieron en contacto con EL COMERCIO para confirmar que «el año que viene volveremos». Y manifestaron que no tienen nada que ver «con la Iglesia ni con el Ayuntamiento y mucho menos con México».

Referencias

El Comercio