Los Picos pierden visitantes

El arranque de año deja en el sector turístico vinculado al Parque Nacional de los Picos de Europa unos datos de tendencia negativa. En el primer cuatrimestre de 2018 -último periodo con cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE)- el espacio protegido recibió un total de 18.598 viajeros, lo que supone un descenso del 2,83% respecto al mismo periodo del año anterior. Más acusada es la bajada en el número de pernoctaciones, que pasaron de las 46.091 de los cuatro primeros meses de 2017 a las 42.431 del presente ejercicio, lo que supone una reducción del 7,9%.

La tendencia a la baja contrasta con el impulso registrado en enero, cuando las pernoctaciones superaron en 3.113 a las del mismo mes de 2017 y los viajeros fueron 1.721 más. Sin embargo, febrero generó un 'pinchazo' que solo la Semana Santa pudo remontar en parte. Se da la circunstancia que los temporales invernales más crudos se registraron a partir del segundo mes del año y fueron de especial virulencia. Además, el puente de Semana Santa cayó en marzo, un mes que los propios hostelero temen por su escasa capacidad de atracción. Así, coincidiendo con los días festivos Picos recibió a un total de 6.070 viajeros y las pernoctaciones se quedaron en 14.394, lejos de la cifra de las 26.035 del mes que coincidió el año anterior con la Semana Santa, abril. Entonces, los viajeros llegaron a los 9.142.

En cuanto al grado de ocupación de plazas de alojamiento, la media se situó en un 13,9%, según la encuesta del INE , que analiza los alojamientos rurales del conjunto de municipios del espacio protegido, entre ellos los asturianos de AmievaCangas de OnísOnísCabrales y Peñamellera Baja -el documento omite Peñamellera Alta-. El porcentaje rebaja en un 1,7% el registrado en el mismo periodo del año anterior, cuando la ocupación rondó el 15,6%. Los datos marcan un peor resultado los fines de semana, con una ocupación del 23,68% entre enero y abril. En los mismos meses del pasado ejercicio, la cifra alcanzó el 28,8%, lo que supone un descenso del 4,7%.

En marzo y con el tirón de la Semana Santa, la ocupación general fue del 17,3% y del 31,4% durante los fines de semana. No obstante, las cifras están lejos de las cosechadas en 2017, cuando el periodo festivo coincidió con el mes abril y logró un 52,6% de ocupación en fines de semana y un 32,4% durante todo el mes.

Los datos en materia de demanda turística, a la baja, desentonan con los del capítulo de la oferta, en ascenso en el conjunto de variables analizadas por el INE. Así, el número de establecimientos que permanecieron abiertos en los cuatro primeros meses del año fueron 1.044, un 11% más. Lo mismo ocurre en el número de plazas ofertadas por hoteles rurales, apartamentos y casas de aldea -establecimientos contemplados en la encuesta-, pues alcanzaron las 9.831, 550 más que en los cuatro primeros meses de 2017.

También al alza está el capítulo del empleo, pues el personal de la hostelería aumentó un 16,9%, pasando de los 1.388 empleados del pasado cuatrimestre a los 1.623 de este. No obstante, en 2017 el aumento fue continuado a lo largo de los cuatro meses, tendencia que este ejercicio se rompió en abril cuando el sector perdió cuatro empleados.

Este 2018 coincide con la celebración del centenario de la creación de Parque, con un programa de actividades específico y las expectativas por parte de la administración de atraer a un mayor número de visitantes.

Referencias

El Comercio