Noticias Noticias

Las obras de reforma de la carretera de Llonín comenzarán en diciembre.

Tras varios años de espera, los vecinos de la localidad peñamellerana de Llonín ya comienzan a vislumbrar el final de una larga lucha. Y es que en apenas un mes comenzarán las obras de reforma y mejora de la carretera que da acceso a este núcleo, en muy mal estado y con tramos tan estrechos que es complicado el cruce de vehículos. Así se lo confirmaba ayer el vicepresidente y consejero de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, al alcalde de Peñamellera Alta, José Antonio Roque (Foro), durante una reunión celebrada por la mañana en Oviedo.

«Los trabajos arrancarán por fin en diciembre y nosotros no podríamos estar más contentos, pues es una actuación muy importante para los vecinos, quienes llevan casi veinte años esperando por ella», señalaba el regidor tras el encuentro. E indicaba que, según los plazos que le trasladaron desde el Principado, «podríamos ver los resultados ya en 2020». Según el proyecto presentado a principios de año por el anterior Ejecutivo regional, el plazo de ejecución es de dos años, pero como ya apuntaron los entonces responsables de Infraestructuras, si el tiempo acompaña la finalización de las obras se podría adelantar a 2020.

Como sea, en poco más de un mes las esperadas máquinas llegarán al principal acceso a Llonín, un vial de 1,6 kilómetros, para llevar a cabo una reforma integral del mismo. El proyecto contempla la construcción de hasta diecisiete escolleras, algunas de doce metros de altura, así como la sustitución de los cuatro puentes sobre los ríos Rubia, Los Puntíos, Laxaya y Lafuente y el ensanchamiento de la calzada hasta los 5,5 metros. Incluye además la renovación de la red de drenaje y el asfaltado del vial.

Las obras salieron a licitación a principios de año con un presupuesto base de 1.683.837,82 euros (IVA incluido), casi un millón por kilómetro, y finalmente fueron adjudicadas el pasado agosto a la UTE conformada por OCA Construcciones y Proyectos S. A. y Terra Ingenieros S.L. por 1.432.945,98 euros (IVA incluido). El Principado ya ha citado a mediados de noviembre a los propietarios de terrenos afectados por la actuación para levantar las actas de ocupación.

Cuando den comienzo los trabajos será preciso realizar cortes de tráfico, para lo que previsiblemente se habilitará un acceso alternativo a través de la pista de La Molinuca. Esta remodelación, señaló José Antonio Roque, no solo beneficiará a los más de cincuenta vecinos que permanecen durante todo el año en Llonín y llevan tiempo luchando por ella, también a quienes poseen fincas y viviendas de segunda residencia en la zona.

Depuradoras

Durante el encuentro con Cofiño el regidor peñamellerano también se interesó por el estado de las futuras depuradoras de Ruenes y Alles. «El consejero me explicó que esta misma semana vendrán los ténicos para tomar datos del terreno y elaborar los proyectos», señaló. Y agregó que el responsable de Infraestructuras «no dio plazos, pero sí se comprometió a encajar ambas actuaciones en los presupuestos». La primera de las depuradoras dará servicio a la localidad de Ruenes y la segunda se unirá a las otras dos que ya existen en la capital del concejo para dar servicio a la zona centro de la misma, pues la existente «es muy antigua y está en malas condiciones».

El alcalde reclamó además la reparación de un argayo que desde las inundaciones del pasado mes de enero afecta a uno de los carriles de la carretera que une Alles con el concejo de Cabrales a través de Ruenes, la AS-345. «Está hundida la carretera y además está hueca por debajo, es un peligro», aseveró Roque, quien además solicitó reductores de velocidad para las travesías de Trescares y Mildón.

Referencias

El Comercio.