Cueva del Quesu o de Llonín

La cueva de Llonín fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 7 de julio de 2008

 

En Llonín, en las cercanías del lugar de La Molinuca se encuentra un yacimiento paleolítico de primer orden conocido tradicionalmente como Concha la Cova o Cueva del Quesu por ser utilizado para la elaboración de queso. Es en 1971 cuando se identifican sus pinturas y grabados. Las excavaciones arqueológicas han permitido certificar la presencia humana en cinco de los seis niveles existentes en la cueva. Más de un centenar de figuras paleolíticas han sido identificadas entre las que encontramos diferentes signos en rojo: haces de líneas, puntuaciones, un serpentiforme, un antropomorfo femenino; animales en rojo, en negro y, muchos, grabados con una depurada técnica: bisontes, caballos, cápridos y cérvidos.

Los restos extraídos de la cueva, que todavía está en estudio, suponen la mejor muestra de arte paleolítico de la región. Se exponen en el museo Arqueológico de Asturias en Oviedo y nos autorizan a hablar de una ocupación casi ininterrumpida desde el Musteriense hasta el primer Bronce.

La cueva de Llonín fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 7 de julio de 2008.

Además de esta cueva, en el municipio hay otras dos importantes cuevas que actualmente son objeto de investigación, se trata de la Cueva de Coimbre o de Las Brujas, en Besnes y la Cueva de Traúno en Cáraves.

 

 

Video de facsimil del panel de la Cueva de Llonín

Mira el vídeo en la web de MUVAS (Museos Virtuales de Asturias)