Qué visitar

Como dijimos en la introducción al concejo, el entorno natural de Peñamellera Alta viene marcado por tres accidentes principales, la Sierra del Cuera, los Picos de Europa y el Río Cares.

Vista de Peñamellera con el Urriellu al fondo

El Paisaje Protegido de la Sierra del Cuera se incluye dentro de la Red Regional de Espacios Protegidos, contemplada en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Asturias (PORNA). Es un cordal paralelo a la costa de unos 30 km. de longitud cuya máxima elevación es el pico Turbina (1.315 m.), situado en Peñamellera Alta. La delimitación efectuada para definir el ámbito de este espacio protegido afecta a los concejos de Cabrales, Llanes, Peñamellera Alta, Peñamellera Baja y Ribadedeva, entre los que se reparten 113 km. cuadrados.

Rio Cares a su paso por Mier

El Parque Nacional de los Picos de Europa, en concreto las estribaciones del Macizo de Ándara, marcan el límite sur de Peñamellera Alta. Es por esto que recientemente se ha aprobado en pleno municipal la incorporación del concejo a dicho Parque Nacional.

Salmón nadando en las orillas del Cares

El río Cares recibe aguas de afluentes como el río Jana, Rubó, Nario, Besnes, Candaliega o Bolagas. El Cares constituye el eje del sistema fluvial y también de las comunicaciones, ya que paralelo a él discurre la principal carretera del concejo, y es uno de los grandes atractivos turísticos, debido a la pesca de salmón, trucha y reo que se realiza en sus aguas. Cotos como el de Rubena y Niserias son conocidos por todos los amantes de la pesca por su gran fama salmonera y sus cristalinas aguas.

Cultivos, frutales y bosques con la Pica Peñamellera al fondo

Respecto a la flora encontramos, en pocos kilómetros, el contraste del bosque cerrado y la roca pelada, desde especies de flora alpina y la esteparia hasta las ribereñas. Podemos contemplar extensos prados, densos bosques de castaños, encinas o hayas, siendo el Cultivos, frutales y bosques con la Pica Peñamellera al fondo tercer monte en hayas de la península (Reondina de Bos y monte Dejes en Oceño). Además abundan el pino, tejo, ciprés, enebro, plágamo, abedul, tilo, cerezo, peral, manzano, fresno, espinos blancos y negros, árgomas, brezos, etc. Los aficionados a la botánica y a las tisanas tienen como atractivo una gran variedad de plantas medicinales como la "árnica montana", la salvia, la arruda, la artemisa, el tenerio, la genciana, la centaura, manzanilla, te, tila, etc.

Jabalí cazado en los montes de Peñamellera Alta

Dentro de la fauna podemos citar especies protegidas como el corzo, el rebeco, el lobo, el zorro, la marta, el tejón, la ardilla o el jabalí. Se han recuperado algunas parejas de buitre leonado, águilas reales y alimoches, y es notable la presencia de águilas ratoneras y culebreras. En nuestros ríos, como ya mencionamos, abundan el salmón, el reo y la trucha.

 

Patrimonio

Se puede afirmar que el patrimonio más apreciable que tiene el Concejo de Peñamellera Alta son los impresionantes paisajes naturales de los que dispone, sin embargo, también ha sido siempre una zona de gran importancia para la región oriental y debido a su posición geográfica fue sede de numerosas edificaciones y monumentos que aún se conservan. Con la llegada de las vías de acceso y las nuevas infraestructuras, un nuevo aire se hizo presente y hoy, Peñamellera Alta es un espejo de la riqueza pasada y presente.

Cueva del Quesu o de Llonín:

En Llonín, en las cercanías del lugar de La Molinuca se encuentra un yacimiento paleolítico de primer orden conocido

Grabados de la Cueva de Llonín

 tradicionalmente como Concha la Cova o Cueva del Quesu por ser utilizado para la elaboración de queso. Es en 1971

 cuando se identifican sus pinturas y grabados. Las excavaciones arqueológicas han permitido certificar la presencia humana en cinco de los seis niveles existentes en la cueva. Más de un centenar de figuras paleolíticas han sido identificadas entre las que encontramos diferentes signos en rojo: haces de líneas, puntuaciones, un serpentiforme, un antropomorfo femenino; animales en rojo, en negro  y, muchos, grabados con una depurada técnica: bisontes, caballos, cápridos y cérvidos.

Grabados de la Cueva de Llonín

Los restos extraídos de la cueva, que todavía está en estudio, suponen la mejor muestra de arte paleolítico de la región. Se exponen en el museo Arqueológico de Asturias en Oviedo y nos autorizan a hablar de una ocupación casi ininterrumpida desde el Musteriense hasta el primer Bronce.

Además de esta cueva, en el municipio hay otras dos imprtantes cuevas que actualmente son objeto de investigación, se trata de la Cueva de Coimbre o de Las Brujas, en Besnes y la Cueva de Traúno en Cáraves.

Puente La Vidre:

Puente La Vidre

En Trescares nos encontramos con el hermoso puente La Vidre que asienta los arranques de su único ojo en sendos crestones calizos, marcando con dovelas radiales un arco ligeramente apuntado, indicio de su obra medieval, aunque su origen posiblemente se remonta a época romana, ya que formaría parte de una calzada romana que remonta los ríos Deva y Cares y que sería un ramal de la famosa Vía Marítima de Agripa.

Iglesia de San Pedro de Plecín:

San Pedro de Plecín

Situada a 400 m. de Alles se trata del resto medieval más antiguo de Peñamellera Alta que aún permanece en pie. Iglesia Románica con claros añadidos posteriores, se encuadra en la corriente del Románico Internacional desarrollado entorno al camino real que unía Santander con Asturias.

El templo fue erigido a finales del siglo XII sobre el emplazamiento de una capilla prerrománica de planta rectangular.  El edificio fue ampliado en el siglo XIII y reformado y dotado de pórtico en el XV, posteriormente se adosó una capilla funeraria en el siglo XVI.  San Pedro del Plecín, antiguamente llamada San Salvador tiene nave única y ábside semicircular, la portada principal se abre en el lado sur. El ábside está realizado con sillares de piedra arenisca, también usados en la portada sur.  La nave es de mampostería caliza. Amplía la información AQUÍ

Iglesia de San Pedro de Alles:

Situada en Alles, fue financiada por Juan de Mier y Villar, nacido en Alles en 1737, quien desempeñó importantes cargos 

Iglesia de San Pedro

eclesiásticos en Mexico. Su construcción se finalizó en 1787, y su torre fue reconstruida en 1847 después de ser alcanzada por un rayo.

Exteriormente muestra un aspecto sobrio, con torre con aguja acompañada de campanario y una cabecera cuadrangular reforzada por contrafuertes. Encontramos dos pórticos, el principal mirando al sur y el secundario al norte. El interior se articula en tres naves de dos tramos sobre pilares. Dispone de un coro de arco rebajado y bajo la torre un baptisterio con una gran pila bautismal de mármol. Posee dos sacristías, una a cada lado del altar mayor. El crucero se cubre con una cúpula coronada de una linterna octogonal, anillada por una corona de pequeños y agudos pináculos en el exterior.

 

Además de por su arquitectura, esta iglesia sobresale por su abundante ornamentación y dotación de ajuar litúrgico, concentrado principalmente en sus cinco retablos, de los que destacamos el principal, terminado a finales del siglo XVIII, que es imitación del retablo de Santo Domingo de Oviedo.

Otras muestras de arte religioso son: Capilla de la Reina de los Ángeles en el barrio El Pedrosu, Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Ruenes, siglo XVI), Iglesia de Santa María (Cáraves), Iglesia de San Juan (Oceño), Iglesia Parroquial de San Sebastián (Lonín, siglo XV), Iglesia parroquial de San Pedro (Mier, siglo XVI), templo parroquial de San Francisco de Asís (Rozagás, siglo XVIII), Ermita de Nuestra Señora del Monte (Río Santa María, siglo XVI), Capilla de San Emeterio (Cáraves, siglo XVIII), Capillas del Rosario y de San Roque (ambas Alles, siglo XVIII), Capilla de la Reina de los Ángeles (barrio EL Pedroso, Alles, siglo XVII)  y Capilla de San Millán (Besnes).

Iglesia de Santa María - CáravesTemplo parroquial de San Francisco de Asís - RozagáIglesia parroquial de San Sebastián - LlonínIglesia de Nuestra Señora de la Asunción - Ruenes