Noticias Noticias

El Sespa deja sin pediatras a cuatro concejos del oriente

El oriente asturiano sufre las calamidades del abandono rural. Los concejos de CabralesPeñamellera Baja y Peñamellera Alta y Ribadeveva se están quedando sin pediatras y los vecinos ya están viviendo con las consecuencias de tan solo disponer de una consulta a la semana. Pero la cosa va a peor. Les acaban de comunicar que el pediatra va a dejar de itinerar y se van a quedar sin atención directa. Esto supone que tendrán que trasladarse a Arriondas o a Llanes. Las familias han iniciado hoy mismo una campaña de protestas que pretende continuar e, incluso, intensificar si el Gobierno del Principado no atiende sus reivindicaciones. Su petición es sencilla: que sus hijos tengan el mismo derecho a disponer de la Atención Primaria en su lugar de residencia, así como que salgan más plazas para que los pediatras puedan desempeñar bien su labor para que ningún menor se quede sin consulta. 

El consejero de Sanidad pone en pie de guerra a pediatras de toda España

Marienca Gutiérrez, vecina de Panes, se siente indignada ante una situación que considera insostenible. El pediatra llega a su pueblo tan solo los miércoles con un tiempo de consulta que apenas supera las dos horas; un tiempo que considera insuficiente para atender a todos los niños. Como aparente solución, les han propuesto acudir a Llanes como concejo de referencia para la atención pedíatrica de los menores o aArriondas y Sierra Llana en los casos de urgencia. Sin embargo, «no siempre nos atienden porque dicen que no les corresponde», cuenta.

La situación se traduce en continuas complicaciones. «Hay por las zonas del oriente cerca de 200 críos y no podemos prescindir del pediatra», cuenta. Aspecto al que ya se tuvieron que enfrentar durante el verano, ya que «entre bajas y vacaciones estuvimos dos meses sin atención». 

La situación

De Panes a Llanes hay media hora de trayecto y para llegar a Arriondas hay más de una hora. «No puede ser que para consultas de primera necesidad haya que desplazarse», afirma Guitérrez indignada. Una vez en Llanes, a muchos pacientes les preguntan que para qué van hasta allí, lo que denota un problema de organización. «No tenemos queja de los médicos pero genera problemas porque no están preparados. Además tienen un montón de críos allí y solo dos pediatras... Tampoco vamos a ir a urgencias para una revisión», afirma.

Para que el concejo de referencia funcionase correctamente, serían necesarios al menos tres pediatras y un sistema donde nada quedase abierto. Comenta Guitérrez que, en el centro de salud, si hay bajas no se cubren, en cuyo caso, el que está itinerante (que es el que por el momento se desplaza hasta los concejos olvidados) se tiene que quedar en Llanes, dejando sin consulta a los niños del oriente.

«Hay que ponerse malo el martes»

Entre las familias bromean con que «hay que ponerse malo el martes» para que el miércoles los pequeños puedan ser atendidos. El pediatra asignado a Cabrales y a Panes tiene unos horarios ajustados: de 9:00 a 11:00 en Cabrales y de 11:30 a 14:00 en Panes. Pero se trata de unos horarios ilusorios.

«Cuando llega aquí, si allí tiene 15 críos en dos horas en Cabrales no le da tiempo e igual, si tienes cita a la 13:00 en Panes son las 15:00 y no ha llegado porque no da a basto», cuenta Gutiérrez. «Tengo una hija que tiene una dolencia cardiaca y necesita una revisión mensual que ha de ser supervisada por un pediatra pero no me arriesgo a pedir cita porque es posible que no pueda venir, que no haya hora... Y eso me lleva a recurrir a Valdecilla», porque considera que pierde más tiempo con la «solución» interpuesta por el Principado.

Del Busto se defiende de las críticas de los pediatras

Hoy han empezado las primeras concentraciones frente a los centros de salud del oriente olvidado y a lo largo de la semana que vienen continuarán intensificándose. Sus peticiones son sencillas: que sus hijos tengan el mismo derecho a disponer de la Atención Primaria en su lugar de residencia, así como que salgan más plazas para que los pediatras puedan desempeñar bien su labor para que ningún menor se quede sin consulta.

 

 

Referencias

La voz de Asturias