Noticias Noticias

Los rivales políticos se entienden en Peñamellera Alta.

Mientras desde Madrid llegan los ecos de un entendimiento imposible y de la consiguiente repetición de elecciones, en el pequeño concejo de Peñamellera Alta los políticos dan ejemplo de camaradería y unión en pro de los vecinos. En los comicios de mayo, Foro alcanzaba una contundente mayoría absoluta, con un 79,46 por ciento de los votos que se tradujo en seis concejales. A la oposición, con una única edil, quedaba relegado el PSOE, con 56 votos.

Sin embargo, el alcalde José Antonio Roque ha optado por dejar a un lado rivalidades integrando en su equipo de gobierno a la joven socialista Sara Antón, que se ha hecho cargo de las concejalías de Educación, Turismo e Igualdad. El regidor, que repite por segunda legislatura, define su ofrecimiento como «una nueva forma de hacer política». «Se trata de intentar sacar adelante el concejo y no de tener diferencias», sostiene.

Sara Antón, por su parte, reconoce que la oferta «fue una sorpresa» al tratarse de «algo que no suele pasar», pero terminó aceptándola por el mismo motivo que alude Roque. «Es trabajar para el municipio, una oportunidad que afronto con ilusión», explica. Con tan solo 22 años, la edil del PSOE debuta en la política municipal tras encabezar una lista «joven» en las elecciones de mayo. En la corporación que salió de las urnas, ella es además la integrante de menor edad, un título al que responde con el compromiso de «poner tiempo y esfuerzo».

«No hay piquilla»

Tras un verano de intenso trabajo en la hostelería, esta joven del pueblo de Rozagás se prepara ahora para trabajar codo con codo con los foristas aportando nuevas ideas. «En concejos pequeños suele haber piquillas por tema de política, pero aquí hay buen trato aunque cada uno trabaje con su ideología», defiende. Por delante tienen cuatro año para demostrar que el entendimiento a la peñamellerana es posible en estos tiempos de posturas enconadas.

Referencias

El Comercio.